Marzo 2011 Miércoles 23

Publicado en por Ibel

Hoy: Paréntesis.

 

No estoy diciendo que me tome un descanso.
De hecho es todo lo contrario: no voy a daros descanso a vosotros.


Me estoy refiriendo a que el tema de hoy es: Paréntesis.

 

Tomaros un ídem y preparaos para una larga (¿y tediosa?) exposición.

 

Los paréntesis. Magnífico invento donde los haya.


La vida no es una sucesión de hechos uno detrás de otro.
La vida es una sucesión de hechos uno dentro de otro.

 

 

Ocurre algo y ese algo implica que ocurre otra cosa, y dentro de esa otra cosa, algo más puede pasar, y así infinitamente (hacia dentro siempre, el universo inverso).


Y son paréntesis, porque el hecho que desencadenó lo segundo, lo tercero, lo etc. etc. sigue estando allí, a la espera del cierre oportuno de paréntesis. si es que recordamos dónde cerrarlo.

 

Eso me ocurre siempre a mí. Abro paréntesis, escribo, y escribo...y vuelvo a abrir paréntesis y vuelvo a escribir...y nunca recuerdo donde empecé, donde he de terminar (algo que me recuerda al genial Groucho Marx redactando una carta (creo recordar que la escena pertenece a la película "El conflicto de los Marx"):

 

 "Honorable Charles D. Limpembrisen, c/o Limpembrasen Limpembrosen Limpembrusen y McCormick. Señores, interrogación. Con referencia a la suya del cinco del cte. a mano y en respuesta, deseo señalar que los gastos judiciales del año, i.e, no han rebasado el año fiscal-paréntesis-este procedimiento es problemático. Comillas, se cierran comillas y se abren comillas. Deseando que al recibo de ésta se encuentre usted, le ruego permanezca como el veinte de marzo. Cordialmente, respetuosamente, saludos."  


Mmmm... ¿cuantos paréntesis debo cerrar?. No recuerdo.

Por si acaso, ahí van unos cuantos:  )))

 

Cuando yo era adolescente (de eso hace lo suficientemente mucho para que ni se os ocurra preguntar cuando) solía inventarme títulos de libros (solo los títulos. Mi imaginación es bastante pero no tanta).


Me inventé un título: "Entre paréntesis"

 

Supongo que si hubiera empezado a escribir la novela, habría sido más a menos dando la lata como ahora. (Por cierto, creo recordar que más tarde apareció un libro con ese título...¿tengo que plantearme pedir derechos de autor?

Quizás hubiera podido ganar un premio en La Sonrisa Vertical (lo cual me recuerda otra de mis anécdotas curiosas (no podéis libraros) de cuando tenia la tierna edad de 10 años.

 

En esa época participé en un concurso literario con una narración titulada "Mi amigo de Saturno" (esa vez sí puse argumento a mi título).

 

Mi historia trataba sobre un extraterrestre, que aterrizaba de forma abrupta en nuestro planeta y que se hacía amigo de un niño el cual escondía al extraño ser en su casa hasta que se daba cuenta que el pequeño hombrecito verde no podía sobrevivir en la tierra y tenía que hacer lo posible para llevarle de nuevo a "su casa" cosa que conseguía no sin antes pasar toda una serie de peripecias a causa de la persecución de la que era objeto el pequeño extraterrestre por parte de policías, políticos, militares etc etc (años más tarde -y os aseguro que fueron muchísimos años mas tarde) asistí al estreno de E.T. y aún hoy estoy planteándome la posibilidad de demandar a Spielberg. Qué se habrá creído.)

 

(Lo curioso es que ese concurso en el cual participé y en el que debo decir que gané un premio, lo patrocinaba Coca-Cola® Mmmmmm...no es terriblemente sospechoso?)

 

Recuerdo otro libro el cual empecé a escribir (y del cual, por cierto, no pensé en el título) en el que narraba una historia sobre viajes en el tiempo y paradojas temporales (tema apasionante) y que finalmente no llegué a terminar porque yo misma me hice un lío tremendo (lo cual me recuerda otro hilarante diálogo de otra película "Austin Powers 2: La espía que me achuchó " Cuando uno de los protagonistas, hablando sobre el complejo y enrevesado tema de las paradojas temporales, le dice a su compañero:

 

-"Te sugiero que no pienses en esas cosas y que trates simplemente de divertirte . (y mirando a la cámara advierte al espectador): Y eso va también para todos uds!"...)

 

Mi libro, con argumento y sin título, trataba de una historia que yo había inventado en sueños   (lo cual demuestra que, el creador del argumento es mi subconsciente, y la creadora del título, yo) y traté de plasmar mi sueño en una apasionante historia sobre asesinatos, misterios sin resolver y viajes hacia el pasado, hacia el futuro y hacia vete tú a saber donde.
 

El caso es que mi primer capítulo era aburrido con ganas.
Me pasé horas describiendo al personaje principal.

Es de suponer que cualquiera que hubiera leído ese primer capítulo habría deseado inmediatamente poseer una máquina del tiempo para retroceder unos minutos antes (unos bastantes minutos antes) y no empezar a leer tan monótono tema.

 

Hablando de temas... ¿de qué era que estaba hablando al principio?

 

Viajes en el tiempo, Coca Cola® , películas, títulos de libro sin libro, libros con argumento pero sin título... paréntesis.

 

Eso es lo que ocurre cuando empezamos a abrir y a cerrar.


Llega un momento que no recordamos cuando empezó todo y ni siquiera somos capaces de adivinar cómo y cuando terminará.

 

 

Por si acaso, cierro paréntesis, No recuerdo los que eran pero aquí están:)))))))

Parece una sonrisa. Una Sonrisa Horizontal. Ese es mi premio.

;-)

 

Besos

IBEL

Etiquetado en Buenos dias Comunidad

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post