Marzo 2011 Jueves 10

Publicado en por Ibel

Sentirse famosa por un momento es una experiencia que todos deberíamos tener al menos un par de millones de veces en la vida.

 

Algo debe suceder a la adrenalina o lo que sea eso que sube y baja y que nos mantiene arriba o abajo, como debe ser debido a su función.

 

Estar delante de las cámaras puede ser abrumador.

 

El entrevistador de Televisión que me hacía las preguntas, indicaba, de esa manera tan profesional:

 

"Tú mírame a mi, no mires a la cámara"

 

¿Como podía fijar la vista en él con semejante aparato enorme colocado estratégicamente a su lado?.

 

Por suerte, (o no) cuando hablo, mis ojos parecen tener el baile de San Vito por lo que fijarlos, no los fijo en ningún sitio en concreto. Van libres.

 

No paran de moverse (eso lo se porque me he visto a mi misma y apenas puedo creerlo. Es como cuando alguien se escucha su propia voz ¿¿¿esta es mi voz???"  yo me veo a mi misma en una película y grito ¿¿¿así muevo yo los ojos????")  (¿esto era un paréntesis?) (algún día hablaré sobre el interesante tema de los paréntesis. Magnífico invento donde los haya)


Ejem...me perdí.

 

 

Ah si! hablaba de sentirse famosa, de entrevistadores que reclaman atención y de ojos que bailan al son de su nerviosa dueña.

 

Como decía, sentirse importante es increible, asombroso. Y ya no es la entrevista en sí, sino vivir situaciones de lo más curiosas.


Como o aquella vez que una señora se acercó a mí en una audición de sardanas y con entusiasmo me pregunto si yo era "Isabel Medina, la de internet" y que era un *honor* conocerme en persona! :-O

 

 

O el martes, cuando después del concierto, una señora muy agradable se acercó y me dijo que "nosotras eramos amigas a través de Facebook" (debido a amigos comunes, como suele ocurrir en estos casos) y cuando me dijo su nombre yo la estreché en un largo y cálido abrazo porque aunque acababa de conocerla, en realidad nosotras dos ya nos conocíamos de hace mucho tiempo.

 

Pero, definitivamente, me quedo con una de mis últimas anécdotas:

 

Un amigo, en un concierto, me presentó a una chica.

 

Él no dijo: "te presento a Isabel" él dijo:

 

"Te presento a ....Comunidad de Bea!"

 

¡Bueno! la chica, lindísima, exclamó con entusiasmo que ella era una ferviente seguidora de mi Blog y que era algo fantástico conocerme en persona.

 

 

Un beso para ella, pues, porque... ¡seguro me estará leyendo!

;-)

 

IBEL

 

Etiquetado en Buenos dias Comunidad

Comentar este post